Seleccione un autor deseado

cerrar
A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Búsqueda Avanzada

cerrar

print zoom zoom

Buenos Aires ,
Revista: Ediciones Especiales
 

Dettano Cristina Laura c/ Obra Social del Personal de la Construcción OS.PE.CON. s/ despido

Contrato de trabajo. Asignacion prenatal. Ley N° 22.161. Artículo 9 Ley N° 24.714. Asignación por maternidad. Impugnación de suspensiones. Eximición de tasa de justicia. Cámara Nacional del Trabajo, Sala VI.

Contrato de trabajo. Asignacion prenatal. Ley N° 22.161. Artículo 9 Ley N° 24.714. Asignación por maternidad. Impugnación de suspensiones. Eximición de tasa de justicia.

Autos: "Dettano Cristina Laura c/ Obra Social del Personal de la Construcción OS.PE.CON. s/ despido".

Cámara Nacional del Trabajo. Sala VI. 30 de junio de 2005.

Sumario

Impugnación de las suspensiones. Si bien la impugnación ("rechazo de la conducta de un agente por otro, afectado por ella o interesado en la problemática", Diccionario de Derecho Social, Rubinzal, tomo I, p. 28, Santa Fe, 1987) de una suspensión puede ser verbal ya que RCT Artículo 223 ni siquiera exige que aquélla fuese fehaciente, en la demanda la actora no afirma haber impugnado la medida (lo que hubiera quedado demostrado por la rebeldía de la demandada en las posiciones, fs. 122) sino haber reclamado y pedido explicaciones (fs. 36 vta. in fine), lo que no es lo mismo.

Si todo lenguaje debe ser preciso para evitar confusiones, con mayor razón el jurídico (de ahí que a las normas dictadas por la dictadura ya desde aquel entonces nunca las llamé "leyes" (porque no surgieron del Congreso) sino "reglas estatales". En este caso, reclamar y pedir explicaciones no equivale a impugnación. Por ello, la queja de la actora debe rechazarse.

Eximición de tasa de justicia. Del texto del Artículo 39 de la Ley N° 23.661 se desprende que las obras sociales, como integrantes del sistema de seguro de salud, están exentas de las tasas y contribuciones con la finalidad de que no se deriven recursos a esferas ajenas al propio sistema. Pero de allí no puede deducirse una eximición de la tasa de justicia cuando la obra social es condenada porque no sólo somos todos iguales ante la ley (más allá de la charada de los animales de la granja en la que algunos "eran más iguales que los otros") sino, además, porque se daría el absurdo, digno de figurar en un Guinnes del Desparpajo, de que el vencedor debería cargar con las costas. Por ello, la queja de la Obra Social de la Construcción debe rechazarse.

Sala VI

Expte. Nº 33.061/02 Juzgado Nº 51

Autos: "Dettano Cristina Laura c/ Obra Social del Personal de la Construcción OS.PE.CON. s/ despido"

Buenos Aires, 30 de junio de 2005

Sentencia 58316

El doctor Rodolfo Ernesto Capon Filas dijo:

I. La apelación de la Obra Social demandada cuestiona haber sido condenada en costas, argumentando hallarse exenta por el Artículo 39 de la Ley N° 23.661. Cuestiona los honorarios por considererarlos altos. La actora se queja porque la sentencia no hizo lugar a los salarios de junio, julio y agosto del 2002 siendo que la suspensión impuesta fue impugnada verbalmente. Cuestiona también no haberse receptado la deuda por asignación pre-natal por no haber presentado la documentación necesaria. Se queja porque se le impuso parte de las costas y porque los honorarios de los letrados de su parte ($... sobre una condena nominal de $...) son reducidos. Apela el perito contador porque sus honorarios ($...) son reducidos.

II. Cabe resolver:

A. Elementos

a. Eximición de tasa de justicia. Del texto del Artículo 39 de la Ley N° 23.661 se desprende que las obras sociales, como integrantes del sistema de seguro de salud, están exentas de las tasas y contribuciones con la finalidad de que no se deriven recursos a esferas ajenas al propio sistema. Pero de allí no puede deducirse una eximición de la tasa de justicia cuando la obra social es condenada porque no sólo somos todos iguales ante la ley (más allá de la charada de los animales de la granja en la que algunos "eran más iguales que los otros") sino, además, porque se daría el absurdo, digno de figurar en un Guinnes del Desparpajo, de que el vencedor debería cargar con las costas. Por ello, la queja de la Obra Social de la Construcción debe rechazarse.

b. Impugnación de las suspensiones. Si bien la impugnación ("rechazo de la conducta de un agente por otro, afectado por ella o interesado en la problemática", Diccionario de Derecho Social, Rubinzal, tomo I, p. 28, Santa Fe, 1987) de una suspensión puede ser verbal ya que RCT Artículo 223 ni siquiera exige que aquélla fuese fehaciente, en la demanda la actora no afirma haber impugnado la medida (lo que hubiera quedado demostrado por la rebeldía de la demandada en las posiciones, fs. 122) sino haber reclamado y pedido explicaciones (fs. 36 vta. in fine), lo que no es lo mismo.

Si todo lenguaje debe ser preciso para evitar confusiones, con mayor razón el jurídico (de ahí que a las normas dictadas por la dictadura ya desde aquel entonces nunca las llamé "leyes" (porque no surgieron del Congreso) sino "reglas estatales". En este caso, reclamar y pedir explicaciones no equivale a impugnación. Por ello, la queja de la actora debe rechazarse.

c. Falta de cobro de la asignación prenatal. Para percibir la asignación pre-natal, la madre trabajadora debe cumplimentar el requisito establecido en la ley 22.161, de entregar al empleador el certificado de embarazo, carga que ha sido reforzada en la Ley N° 24.714 Artículo 9 ("La asignación prenatal consistirá en el pago de una suma equivalente a la asignación por hijo, que se abonará desde el momento de la concepción hasta el nacimiento del hijo. Este estado debe ser acreditado entre el tercer y cuarto mes de embarazo, mediante certificado médico. Para el goce de esta asignación se requerirá una antigüedad mínima y continuada en el empleo de tres meses"). Dado que la asignación por maternidad es estructuralmente distinta a la asignación pre-natal (Ley N° 24.714 Artículo 11. "La asignación por maternidad consistirá en el pago de una suma igual a la remuneración que la trabajadora hubiera debido percibir en su empleo, que se abonará durante el período de licencia legal correspondiente. Para el goce de esta asignación se requerirá una antigüedad mínima y continuada en el empleo de tres meses") el cobro de ésta, demostrado por los recibos de fs. 16 y 19 y reconocidos en forma ficta a fs. 72, no significa que tenga derecho a cobrar aquélla. Por ello, la queja de la actora debe rechazarse.

d. Honorarios apelados. Los honorarios del letrado de la actora y del perito contador lucen reducidos ante la tarea realizada, por lo que corresponde regularlos sobre el monto de condena (capital e intereses) en el 18% y en el 6% correspondientemente. Por ello, la queja de la demandada debe rechazarse.

e. Costas a cargo de la actora. Deben confirmarse porque ha resultado parcialmente vencida. Por ello, la queja debe rechazarse.

B. Decisión

Corresponde: 1. revocar parcialmente la sentencia, regulando los honorarios del letrado de la actora y del perito contador sobre el monto de condena (capital e intereses) en el 18% y en el 6% correspondientemente, 2.confirmarla en lo restante, 3.imponer las costas de alzada en el orden causado, 4.regular los honorarios de alzada, sobre los de primera instancia, en el 25% para cada uno de los letrados.

III. Así voto.

El doctor Juan Carlos Fernández Madrid dijo:

Comparto el voto que antecede con la aclaración de que las suspensiones no pueden ser impugnadas verbalmente pues el requisito de fehaciencia está implícito en la necesaria fundamentación del reclamo y en el hecho de que la imposición de la suspensión debe ser efectuada por escrito para que el trabajador conozca su causa. A la vez el empleador debe tomar por el mismo medio (escrito) la noticia de las razones que invoca el trabajador para rechazar la medida, que por otra parte se ha convertido en un uso laboral acuñado a través del tiempo.

En atención al resultado del presente acuerdo, el Tribunal resuelve: I) Modificar la sentencia apelada y regular los honorarios del letrado de la actora y del perito contador sobre el monto de condena (capital e intereses) en el 18% y en el 6% respectivamente. II) Confirmarla en lo restante. III) Imponer las costas de alzada en el orden causado. IV) Regular los honorarios de segunda instancia en el 25% sobre los regulados en la anterior etapa respectivamente.

Regístrese, notifíquese y vuelvan.



IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Envie su comentario

Nombre
Mail (este campo no sera publicado)
Mensaje (maximo 4.000 caracateres)

Esta nota no posee comentarios

Login

Buscador

....

© 2010 Ediciones RAP S.A. Web Site inscripto en la Dirección Nacional de Derecho de Autor N° 391839 / fecha 12/04/2005.
Talcahuano 638 2º D - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Tel: (5411) 5272-7212 (rotativas) - E-mail: consulta@revistarap.com.ar

Powered by Web724.com